Graciela Gimenez nació en la ciudad de Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina, donde conoció al Señor y fue llamada al ministerio. Bajo el Pastorado de Lindolfo Calviño, tuvo la oportunidad de dar sus primeros pasos ministeriales, guiándola y acompañándola en las decisiones respecto a su preparación.

Carmen Espino fue quien la introdujo y le enseñó a amar el trabajo de las mujeres.

 

Acceder a la Biografía

 

Jueves, 21 de Octubre de 2010 23:12

el abuso sexual infantil y sus consecuencias

Abuso sexual en la infancia y sus consecuencias

 

El 95% de los abusos sexuales en la infancia ocurren dentro del ámbito familiar o de amistad.

El abuso sexual en la infancia se lleva la inocencia y el autorespeto de las personas, genera vergüenza y silencia a la víctima; provoca todo tipo de soledad y confusión, produciendo una sensación de indignidad y culpabilidad. El abuso se pasa de generación en generación, a través del silencio, como un “secreto de familia”.

Es tan difícil lidiar con el abuso en sí mismo como con las consecuencias que perduran en el tiempo; aunque el tiempo puede disminuir el dolor de los recuerdos, generalmente, no logra sanar las heridas.

Las víctimas de abuso sexual no pueden entender cómo el daño del pasado no se borra con el tiempo y afecta el presente y el futuro. Es que un pasado que no ha sido sanado correctamente será como un presente continuo y afectará toda la vida.

La sensación de vulnerabilidad constante lleva a las víctimas a querer tener todo bajo control, arrastra sus vidas a un desgaste mental y físico al tratar de hacer todo bien para no fallar, tratando de ser perfectas, para no desilusionar a los demás.

La culpa y la necesidad de estar a la altura de las expectativas de los que están alrededor genera, cuando esto no se logra, un grado de frustración, agotamiento, depresión, sentimientos negativos y la sensación de no saber por qué las cosas no salen como esperaban. Las preguntas que una y otra vez se hacen son: “¿por qué me tocó a mí vivir todo esto…?”, “¿por qué yo?”, “¿por qué no pude detenerlo?”.

 

Una visión espiritual en temas de abuso

Es interesante ver, a través de La Biblia, lo que Dios nos enseña cuando el abuso no es tratado en forma correcta, y las consecuencias que esto puede traer no solo a la vida de una persona, sino también a la familia o comunidad.

Uno de los casos más claros en temas de abuso y sus consecuencias lo vemos en el relato de la violación de Tamar. Vemos, a través de la familia del rey David, las consecuencias de no tratar con el abuso correctamente. En 2 Samuel 13 encontramos la historia de tres de los hijos de David, Amnón, Absalón y Tamar.

Como en muchos de los abusos hubo un plan, no fue algo por casualidad; el abusador tenía una estrategia para cometer el daño. Solo al leer con detenimiento vemos que no fue algo fortuito sino que hubo una concepción, una estrategia, un plan para llevar a cabo lo que estaba en la mente y en el corazón de Amnón.

 

Le dijo: acuéstate en tu cama, y finge que estás enfermo; y cuando tu padre viniere (…) dile: Te ruego que venga mi hermana Tamar, y haga delante de mí dos hojuelas, para que coma yo de su mano.

Y David envió a Tamar a su casa, diciendo: Ve ahora a casa de Amnón tu hermano, y hazle de comer. Y fue Tamar a casa de su hermano Amnón, el cual estaba acostado; y tomó harina, y amasó, e hizo hojuelas delante de él y las coció (...) Y tomando Tamar las hojuelas que había preparado, las llevó a su hermano Amnón a la alcoba.

Y cuando ella se las puso delante para que comiese, asió de ella, y le dijo: Ven, hermana mía, acuéstate conmigo. Ella entonces le respondió: No, hermano mío, no me hagas violencia (...)

Mas él no quiso oír, sino que pudiendo más que ella, la forzó y se acostó con ella (...) Y le dijo: levántate, y vete (...) Y ella llevaba un vestido de diversos colores (...) Entonces Tamar tomó ceniza y la esparció sobre su cabeza, y rasgo la ropa de colores (...) y puesta su mano sobre su cabeza, se fue gritando.

 

Nada mejor que este relato para entender lo que pasó en ese momento, algo fue quebrado ese día en la vida de esa muchacha... a partir de ese momento nada volvió a ser igual no solo para ella sino para su familia. Dice La Biblia que Tamar rompió su vestido de colores; algo fue quebrado en su identidad.

La vestimenta en el tiempo bíblico representaba lo que la persona era o hacía. El adrét era un manto o vestido que distinguía a la persona; había una vestimenta para los sacerdotes, los reyes, emperadores, príncipes, magistrados, oficiales del ejército, personas de elevado rango, y también había una vestimenta para las mujeres: las hijas vírgenes de los reyes llevaban un manto de colores hasta el día de su boda.

El manto era considerado como parte de la persona, su identidad, por eso es muy fuerte la figura después de la violación de Tamar: ella puso ceniza en su cabeza en señal de luto y rasgó su vestido... algo murió. Hay una versión bíblica de este versículo que dice que ella se sentó como una viuda a llorar. Qué figura más explícita de lo que estaba pasando en su corazón. Toda persona que ha sido violada sabe que algo fue quebrado en su vida..., se fragmentó en su interior...., algo se rompió…, su vida no va ser igual, a menos que pueda alcanzar una verdadera sanidad en Dios.

 

Y se quedó Tamar desconsolada en casa de Absalón su hermano. Y luego que el rey David oyó todo esto, se enojó mucho.

–2 Samuel 13:20-21

 

En esta historia vemos a un hermano, Amnón que es lujurioso y perverso, que no le importó el daño con tal de satisfacer sus instintos, y vemos a David como un padre pasivo, porque supo lo que había pasado, se enojó solamente, dejó que la injusticia afectara a su propia hija. Tampoco puso las cosas en orden después de lo sucedido. Una versión dice que David se enojó pero no contristó el espíritu de Amnón porque era su primogénito... Es decir, no hizo nada.

Por otro lado tenemos a Absalón, a quien por causa del abuso que sufrió su hermana la vida le dio un vuelco, a tal punto que comenzó a maquinar en su corazón la venganza y el asesinato de su hermano. El odio en su corazón, que nació a partir de esta situación, marcó su vida y lo convirtió en un hombre malvado que terminó vengándose. Años más tarde, Absalón generó una rebelión en el reino, y lo vemos a David entristecido huyendo de Jerusalén.

 

Y David subió la cuesta de los Olivos; y la subió llorando, llevando la cabeza cubierta y los pies descalzos. También todo el pueblo que tenía consigo cubrió cada uno su cabeza, e iban llorando mientras subían. 

–2 Samuel 15:30

 

El abuso dentro del ámbito familiar puede traer consecuencias nefastas, no solo a la persona afectada sino también al resto de la familia. El error está en no tratar con el tema en forma adecuada. Esconder o silenciar lo que pasó es parte de la historia de muchas familias: “los secretos bien guardados”. Lo vemos claramente en la historia de Tamar cuando llega a la casa de su hermano:

 

Y le dijo su hermano Absalón: ¿Ha estado contigo tu hermano Amnón? Pues calla ahora, hermana mía; tu hermano es; no se angustie tu corazón por esto. Y se quedó Tamar desconsolada en casa de Absalón su hermano.

–2 Samuel 13:20

 

Pero las cosas no se resuelven con el silencio.

 

Mas Absalón no habló con Amnón ni malo ni bueno; aunque Absalón aborrecía a Amnón, porque había forzado a Tamar su hermana.

–2 Samuel 13:22

Y dice La Palabra que, después de esto, Absalón diseñó un plan para vengar a su hermana y lo ejecutó al poco tiempo.

 

Amnón ha sido muerto; porque por mandato de Absalón esto había sido determinado desde el día en que Amnón forzó a Tamar su hermana. 

–2 Samuel 13:32

 

Lamentablemente los problemas no se resuelven haciendo justicia por mano propia; vemos luego cómo esta situación siguió afectando la vida de Absalón y la de todos. Es interesante que cuando Absalón tuvo una hija le puso el nombre de su hermana.

 

Y le nacieron a Absalón tres hijos, y una hija que se llamó Tamar, la cual era mujer de hermoso semblante.

–2 Samuel 14:27

 

Esto nos muestra que hay cosas en la vida que dejan marcas; hay un antes y un después de lo vivido a pesar del tiempo transcurrido.

Volviendo a la historia de Tamar, vemos que el abuso produjo vergüenza en la víctima, desprecio del trasgresor y violencia dentro de una familia dividida; las cosas no volvieron a ser iguales porque el abuso destruye la confianza, es una traición.

La confianza es importante para el crecimiento de un niño, la seguridad en los años de crecimiento le permite conectar las piezas de la realidad sin temor.

Casi siempre, el abusador es un familiar, alguien conocido o cercano, que prepara al niño o niña por un tiempo con regalos, genera intimidad, confianza, por eso la víctima termina sintiendo que es responsable. Esta es la mayor mentira que la víctima comienza a creer, motivo por el cual termina silenciando, muchas veces de por vida, un sentimiento de culpabilidad, como si lo sucedido se hubiera podido evitar.

Otra de las cosas que dañan tremendamente en este proceso es cuando la víctima busca ayuda o habla del tema y es tratada con indiferencia o no se le cree. Esta indiferencia, al buscar ayuda, genera un daño a veces mayor, y hace que la persona se cierre o termine negando lo sucedido.


 

Video relacionado

tu nina bengie

1 comentario

  • Enlace comentario wlid Sábado, 30 de Abril de 2011 08:25 Publicado por wlid

    منتديات الوليد منتديات عربية
    منتديات الوليد تحتوي على عده اقسام منها الاقسام الاسلاميه كقسم
    القرآن الكريم واقسام الخاصه بالاناشيد مثل قسم
    الاناشيد الاسلامية .. وايضاَ اناشيد الاطفال كقسم
    اناشيد الاطفال وقسم ايضاً
    اناشيد طيور الجنة وايضاً قسم
    اناشيد كراميش بالاضافه الى اقسام
    اخرى عديدة

Dejar comentario